Complicaciones de las úlceras por presión.




Complicaciones de las úlceras por presión.

Las úlceras por presión pueden originar complicaciones, algunas de las cuales pueden poner en riesgo la vida del paciente, u originar largos ingresos hospitalarios:

  • Celulitis. La celulitis es una infección de la piel y de los tejidos blandos de alrededor. Sus síntomas son enrojecimiento e hinchazón de la zona afectada, calor y dolor.  Hay que tener en cuenta que algunas personas no sienten dolor en la zona afectada por la celulitis debido a neuropatías. El sistema nerviosos sensitivo a través de la piel percibe la temperatura, el dolor, la presión o el tacto, y si está afectado, no perciben estos estímulos que nos avisan de que algo no va bien.
  • Necrosis. Es tejido muerto, desvitalizado, que es necesario retirar.
  • Infecciones de articulaciones o artritis infecciosa. La infección de una úlcera por presión puede afectar a las articulaciones, puede dañar cartílagos y tejidos. La infección en una articulación es una invasión normalmente bacteriana que provoca enrojecimiento, dolor, inflamación y aumento de temperatura en la articulación. Puede provocar consecuencias graves, como la destrucción parcial de la articulación con secuelas irreversibles.
  • Infecciones oseas (osteomielitis). Es la inflamación de un hueso. Suele estar causada por una infección bacteriana. Los síntomas también son fiebre, cansancio, nauseas, malestar general, piel que cubre al hueso infectado dolorida, roja e hinchada.
  • Desnutrición y deshidratación. Sobre todo puede ocurrir en úlceras extensas, en las que se pierde continuamente agua y nutrientes, sobre todo proteínas, y esto provoca un retraso en la cicatrización. Además influye en el  deterioro del estado general del paciente.
  • Anemia. Debido a la pérdida de sangre continuada en las curas.
  • Cáncer. Las heridas crónicas que no se curan pueden evolucionar hacia una neoplasia y transformarse en un tipo de carcinoma epidermoide.
  • Septicemia. Las úlceras de decúbito pueden producir septicemia o bacteriemia, aunque en raras ocasiones. La septicemia es la presencia generalizada de bacterias en la sangre. Esta infección también conocida como sépsis, es grave y potencialmente mortal.

Además de las complicaciones físicas, las Úlcera Por Presión también pueden originar complicaciones psicológicas debido al dolor, olor, dependencia, etc… el paciente puede sufrir apatía, miedo, depresión.

complicaciones de las úlceras por presión

El tratamiento de las complicaciones de las úlceras por presión.

En general cuando se llega a este tipo de complicaciones que pueden ser graves, el tratamiento es reducir y eliminar la carga bacteriana, además de hidratar y nutrir.

Además de la cura local (cura de la úlcera por presión), el tratamiento es sistémico, con el uso de antibioticos bien vía oral o bien vía intravenosa. También se utilizan analgésicos o antiinflamatorios para reducir el dolor.

Es recomendable recoger un cultivo de la herida previo a la prescripción de antibióticos.

Cuando una úlcera por presión grande no se cierra, puede necesitar cirugía. La reparación quirúrgica consiste en utilizar una porción de tejido o colgajo (músculo, piel u otro) para proteger la herida.

También existe una terapia de presión negativa, que también se conoce como cierre asistido por vacío, donde se utiliza un dispositivo de succión continuo las 24 h. del día, para limpiar y eliminar el exudado y detritus de la herida, proporcionándole la limpieza y humedad adecuada.

Hay que tener en cuenta que la Úlcera Por Presión después de haberse curado, sigue teniendo un alto  riesgo de que vuelva a producirse en la misma zona afectada, es decir recidivarse, por lo que hay que poner siempre especial cuidado en la prevención de las úlceras de decúbito, por ejemplo mediante el uso de colchones antiescaras.

Para más información profesional sobre úlceras por decúbito, puede ver nuestra web de referencia WWW.PARAULCERASPORPRESION.COM