Escala de EVA o escala del dolor utilizada en enfermería




¿ Qué es la escala EVA ?

La escala del dolor EVA (Escala Visual Analógica), es una escala e instrumento que usamos los profesionales para medir o valorar el dolor que presenta un paciente. Mide  la intensidad del dolor que tiene en ese momento una persona.

La escala numérica del dolor es una escala horizontal, una regla , una linea recta de 10 centímetros, en la que el paciente debe señalar con su mano o con su voz el lugar donde se encuentra su dolor.

En el lado izquierdo esta representado la ausencia de dolor o de menor intensidad. En el extremo derecho se representa la mayor intensidad de dolor o dolor máximo. Añadimos esta imagen de la escala de EVA  para su mejor comprensión:

escala de eva





Esta escala del dolor es fácil de utilizar y proporciona una información importante y medible con números. Es una valoración del 0 al 10 del dolor, siendo el 0 ausencia de dolor y el 10 un dolor máximo. Podemos medir  tres niveles de dolor:

  • Números o valores  inferiores a 4 : valoración del  dolor es leve o leve-moderado.
  • Números o valores entre 4 y 6 : valoración del  dolor de moderado a moderado-grave.
  • Números o valores mayores de 6: valoración del  dolor de grave, intenso o insoportable.

¿Para qué se utiliza o es necesaria  la escala de EVA?

La escala EVA  es necesaria  para valorar el manejo  de la analgesia  que necesitamos para aliviar ese dolor. El dolor es algo subjetivo, y tiene gran componente emocional, psicológico, hormonal…, y cada persona lo  expresa y soporta de distinta manera. Esta escala nos permite objetivar ese dolor, hacer una medición más objetiva para distintos observadores (médico, enfermero, familiar…)




La escala EVA podemos usarla por supuesto para medir también el dolor en las UPP ( Úlceras Por Presión ), para  poder adoptar también las medidas terapéuticas oportunas que disminuyan o eliminen ese dolor.

Tendremos que tenerlo en cuenta a la hora de realizar la cura al paciente. Hacer con cuidado la limpieza de la úlcera, usando  analgésicos si es necesario. Tenedlo en cuenta a la hora de una desbridación de la úlcera, y de poner el producto adecuado ( crema o apósito ), e  incluso en la postura a la que colocamos al paciente cuando damos los cambios posturales.




El uso de dispositivos como colchones antiescaras, cojines antiescaras, almohadas, etc,  sin duda nos ayudan mucho en la reducción del dolor que pueden llegar a sufrir los pacientes, ya que la presión continua en una misma zona llega a producir el dolor y/o  la isquemia de esa zona.

Todos estos aspectos hay que tenerlos en cuenta para  dar calidad de vida al paciente. Hay que proporcionarle confort, y ser más eficientes en la retirada de la escara si la hubiere. En definitiva ser más eficaces en la cura de la úlcera por presión u otro tipo de herida en la piel, tanto por el bien del paciente como por el mejor aprovechamiento de los recursos materiales y humanos que disponemos.

Para saber más sobre como prevenir y curar las úlceras por presión, le recomendamos visitar la web especializada  www.paraulcerasporpresion.com